Micro-espacio en la cocina

Y sirva el concepto de cafetera como  metáfora de todas las cosas que nos pueden hacer falta para el desayuno. De ellas, ciertamente, sería la cafetera la más grande. Y dependiendo de modelos estaría en dura pugna con la tostadora. Pero bueno, además de tostadora y cafetera, taza, cucharilla, ¿cuchillo para la mantequilla y la mermelada o directamente vamos a comer una tostada de aceite de oliva? ¿exprimidora para hacer el zumo? En todo caso en algún sitio habrá que meter tanta cosa, ¿no? Y un poco más de quebradero de cabeza nos dará todo ello cuanto más pequeña sea la cocina, me temo.

Lo bueno es que tanto por los materiales con los que últimamente se hacen muchos de estos pequeños electrodomésticos (muchas veces están hechos en un elegante acero inoxidable) a menudo la mejor opción puede perfectamente ser el dejarlos en la misma encimera, sin recoger. Ya vimos algo acerca de los modelos de Nespresso, una marca que siempre cuida enormemente el diseño hasta en sus modelos más humildes (pinchad aquí si queréis leer algo sobre Nespresso en un post anterior). Pero claro, y volvemos a lo de antes, ese supuesto funciona siempre y cuando la cocina sea grande. Si no, por más que nuestra tostadora sea la más bonita del mundo, la verdad es que ocupa en la encimera un espacio precioso que supondrá una enorme molestia a la hora de cocinar, limpiar y manejarnos en general. A ver si podemos arrojar un poco de luz en esta difícil misión organizativa.

 

Dónde ponemos las cosas de desayuno

Una opción, si es que nuestros pequeños electrodomésticos y demás “cacharros de desayuno” son bonitos y queremos lucirlos, es la de habilitarlos en una pequeña balda. Si no sois demasiado manazas sabréis que lo mejor es ponerla con escuadras, pero por lo que más queráis, ¡no os la juguéis! Dentro del “formato balda” me gusta mucho el concepto de balda esquinera, que en lo estético me parece más recogido, más entrañable. Pero es que además y si nos atenemos a las leyes de la física, es mucho mejor para aguantar el peso.

Además y si optamos por esa vía, ganamos unos puntos en comodidad. En vez de tener que meter todo el aparataje en cajones, armarios, etc. (en mi casa lo tengo así organizado y reconozco que es muy, muy incómodo porque algo tan sumamente sencillo como es recoger el desayuno se alarga un montón) se sube a la balda y se concentra todo en el mismo sitio. Fin de la película.

En el caso de que sigamos en la idea de tenerlo todo almacenado en un mismo punto y no nos desagrade la idea de que esté a la vista, pero sobre la encimera no resulte nada operativo, una posibilidad es la del almacenaje en una cesta. Una cesta transparente, claro, o de las que están hechas con tiras de hierro que prácticamente dejan ver todo lo que contienen. El toque que consiguen suele ser bastante vintage.

Guardar las cosas del desayuno a la vista es una buena idea… que pocas veces es factible

Micro-espacio en la cocina

Ya comentamos en otro post que cuando las cocinas eran muy pequeñas a veces no quedaba otro remedio que modificar o alterar un poco el eje de acción. O, en otras palabras, readaptar los espacios. Muchas personas desayunan en el salón… ¿y qué? Suena raro y de hecho es absolutamente inusual, pero tengo unos amigos que viven en una casa muy pequeña y guardan varias cosas de la cocina en un armario del salón. No tienen mayor problema con eso. El punto está en que no es lo mismo desayunar que tener las cosas de desayuno, que al fin y al cabo es de lo que se trata. Y hacer el café o tostar pan sólo se puede hacer en la cocina. Pero… ¿guardar un bol? ¿y almacenar las bandejas? A grandes remedios, grandes soluciones.

De todas formas, pequeños trucos para apurar al máximo el micro-espacio de nuestra cocina están en instalar el mayor número de enseres plegables. Lo más típico suelen ser las bandejas que se introducen dentro de la encimera, como si fueran un telescopio movido sobre dos rieles.

Utilizar las paredes para almacenar cosas también es una buena idea. No tanto en baldas (que también) sino mediante ganchos. Obviamente algo como una tostadora… pues va a ser que no. Pero según que cubiertos, o una cafetera, perfectamente podría ser.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies