Cafeteras de diseño

En este post vamos a hablar de uno de los electrodomésticos que más han hecho por el diseño. Se puede decir que, dado que por tamaño y prestaciones finales es un aparato que no supone (salvo en ocasiones muy contadas) un desembolso económico demasiado grande, existe un sector bastante amplio de la población que se puede permitir poseer uno de estos en los que ya no sólo destaque el resultado final, sino el diseño del mismo. Cuando se habla del concepto de “lujo para clases medias” a veces pienso en la Nespresso. Es obvio que en realidad no es un bien de lujo (puesto que no sólo una mínima porción de la sociedad podría permitirse una de estas cafeteras), pero su puesta en escena ha sido convenientemente decorada como para que el usuario tenga la evocación de algo suntuoso.

George Clooney de guía principal, chicas guapísimas en una especie de coctail glamuroso a más no poder, la famosa villa italiana en el lago Como… no es lujo, ¿no? Pero lo presentan como tal.

Cafetera clásica. También es un acierto estético.

Modelos a elegir

Pensemos que las cafeteras son (cosa rara) uno de los artilugios que más tarde han hecho presencia en las cocinas. Pensemos también que conceptos como el del horno, la vitro o el frigorífico tienen sus antepasados en tiempos que nos llevan a miles de años antes de Cristo. Mientras que las cafeteras no llevan en Europa mucho más de 500 años. Parece lógico, ya que al fin y al cabo nuestros tataratataratatarabuelos… no tenían un ingrediente que tiene cierta importancia a la hora de manejar una cafetera: el café.

Bien, no deja de ser una exageración si hablamos de las posibilidades de evolucionar en el tiempo. En todo caso y aunque a lo largo de las décadas hemos podido ver un montón de tipos de cafetera en multitud de hogares, yo diría (esto es sólo una opinión) que Nespresso supuso un cambio en las tornas a la hora de concebir el café. Creo que desde entonces es como si jugara en otra liga.

Un complemento más para la decoración

El caso es que si antes había modelos ahora hay muchos más, y bienvenidos sean un millón de veces, porque con el café pasa algo parecido a lo que pasa con las tortillas de patatas. Es algo sumamente fácil de hacer, pero cada uno tiene su truco a la hora de ponerse con ello. Pues como cada maestrillo tiene su librillo, casi podríamos decir que cada cafecillo tiene su maquinilla.

Evidentemente hay muchas más marcas, pero lo que quería hacer hoy es dar un vistazo general a los principales modelos de este gran símbolo global del buen café: Nespresso.

Elegancia italiana

Nespresso Inissia. Empecemos por debajo, vayamos al modelo más económico del mercado. Y que, más allá del hecho de estar en gran parte fabricado con plástico, hace unos muy buenos cafés. Es considerado el mejor modelo si nos atenemos a la relación calidad / precio. ¿Que es de las más compradas porque es la más barata? Pues puede ser. Ahora bien, si diera malos resultados, creámoslo, acabaría por no comprarla nadie.

Nespresso Essenza. Este modelo es uno de los más vistos en las cosas, lo que no es sorprendente si tenemos en cuenta que cualquiera de sus variantes se encuentra siempre entre los precios más económicos. El gran defecto del Nespresso Essenza (me parece importante, porque a mí eso me da mucha rabia y me parece una carencia de las importantes aunque no tenga que ver con el sabor del café en sí) es que la altura de la bandeja es única, por lo que no cabe la posibilidad de cualquier taza si es que su altura es grande. Me extiendo un poco con eso, pero es una opinión personal, yo el café me lo bebo con mucha leche, por lo que siempre uso vasos altos. Así que este modelo, que en lo demás funciona correctamente, lo siento mucho pero no está hecho para mí.

Nespresso Pixie. Seguimos con los modelos más baratos, aunque en este caso el fallo se lo veo desde el momento en que su depósito e

Nespresso Citiz. Si venís a mi casa probaréis café de esta máquina

Nespresso Citiz. Si venís a mi casa probaréis café de esta máquina

s francamente pequeño. Es muy bonito, eso sí, y tiene una gama de colores que animan hasta la cocina más oscura. Eso sí, como haya más de cuatro invitados a casa,

pues ya nos podemos poner a preparar pixies a mansalva.

Nespresso Citiz. Este modelo es el que hay en mi cocina. Es algo más caro que el Essenza, pero tiene ventajas importantes, como que al ser más estrecho es mucho más fácil de almacenar y, sobre todo, que tiene dos niveles de bandejas. Para fans de la leche en el café os aseguro que es un plus muy importante.

Nespresso Maestria. Tiene bandeja ajustable para varios tamaños y en su depósito se pueden guardar hasta 15 cápsulas. La variante Gran Maestría añade vaporizador de leche. Pero ante todo… ¡es preciosa! Eso sí, me parece que con lo que cuesta tendré que contentarme en verla en fotos.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies