¿Qué es un horno de sobremesa?

Creo que la mayoría de los que seguís este Blog ya tendréis totalmente claro qué es un horno de sobremesa, porque el tema de los electrodomésticos en general os interesa y lo conocéis. Pero me queda la espinita de que alguien pueda pensar que, y esto pasa a menudo, un horno de sobremesa es un microondas.

Pues no. Aunque físicamente se parezca un poquito, no. Funciona, como los hornos, a través del calor proporcionado por las paredes,

Rustido de pollos, una posibilidad cada vez más extendida

que actúan a modo de resistencias, pero cada vez va incorporando más mecanismos de funcionamiento, de entre los que destacan la convección. Lo que ésta hace es, básicamente, mover el aire caliente en el interior de la cavidad, lo que a la larga viene a suponer una mejor, más rápida y homogénea distribución del calor en el interior. Pero, y esto es muy importante: no funciona a base de ondas, como hace el micro. Ello es vital, ya que funcionamientos distintos dan lugar a resultados distintos.

Por otra parte y aunque su funcionamiento tenga más que ver con el horno convencional, la instalación es 100% microondas. Basta con enchufar la máquina a la pared. Para según qué cocinas de tamaño relativamente moderado, puede ser una estupenda opción. Eso sí, desde el punto de vista estético… son un poquito limitados. Mira que aquí se ha hablado del negro como una garantía en la decoración de las cocinas, pero es que con este caso nos encontramos con que casi no hay más alternativa (pongo fotos de las poquísimas excepciones que he encontrado). Es negro sí o sí prácticamente en todos los catálogos. Así que a ver si se ponen las pilas y sacan gamas con un poco más de alegría, ¡que de todo tiene que haber!

 

Misma eficacia en espacio limitado

En cuanto a lo de la eficacia, no se puede negar. Los resultados son muy buenos, sólo que hasta hace poco iban en una sola dirección, como veremos más adelante. Pero me parece importante hacer una observación respecto al espacio, y es que, como dirían los políticos, hay ciertas “líneas rojas” que no

La mayoría son negros, pero existen (pocas) excepciones

deberían ser traspasadas. Y con ello quiero decir que, aunque efectivamente la filosofía de este tipo de aparatos se basa en su pequeño tamaño, en mi opinión renunciar a un espacio mínimo puede ser una torpeza que a la larga, segurísimo, acabará pesando al usuario. Aunque estos hornos están pensados para cocinas pequeñas y, sobre todo, para pocos usuarios, no debemos dejarnos “cegar” por lo poco que puedan ocupar. ¿Y si un día tenemos algún invitado? ¿Y si queremos prepararnos comida para varios días? Si el espacio es demasiado pequeño, parece que el problema no va a tener a priori una solución muy fácil. Las líneas rojas de las que hablo son 25 litros (a ver si se me entiende: aproximadamente), porque menos de eso puede suponer futuros problemas.

Aunque generalmente los mandos del horno están a un lado, para espacios muy estrechos lo mejor es que los mandos estén en la parte inferior, de manera que el aparato gana en altura pero es mucho menos ancho y por tanto más fácil de encajar.

Por otra parte y si vamos directamente a la cocina propiamente dicha, hasta no hace mucho la principal función de uno de estos pequeños aparatos era tostar. Sobre todo se usaban para eso, y lo hacían bien. Pero ahora la cosa ha cambiado, veámoslo en el siguiente apartado.

 

¿Tienen todos los programas?

Los hornos eléctricos tienen un presente mejor que el de hace diez años, en primer lugar porque las casas son ahora más pequeñas, por lo que existe una necesidad de electrodomésticos con unas medidas con las cuales puedan encajar cada vez mejor en las cocinas. Pero, sobre todo, porque a día de hoy estos aparatos son mucho más versátiles que hace también unos años. La razón… se puede intuir. Funcionan mejor y, sobre todo, a más niveles. Y es que donde antes la función era la que comentábamos, tostar, ahora hacen mucho más.

Interior de horno de sobremesa encendido

Y no sólo descongelar, que también. Se usan para rustir pollos (algunos modelos cuentan hasta con pincho giratorio), para dorar, gratinar o, simplemente, para mantenimiento de la temperatura. ¡Si incluso existe la función de baño María!

Además, y poco a poco, los hornos de sobremesa van ganando en funciones que van más allá de las gastronómicas. Queda mucho camino por recorrer, pero poco a poco van teniendo más información en los mandos, presentando mayor eficiencia energética o hechos en materiales cada vez más fáciles de lavar…

Excelentes para hacer pan y hornear pasteles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies