Así funciona una casa domótica

No existen un único sistema de domótica. Existen muchas formas de hacer las cosas.

Una casa domótica tiene muchas formas de funcionar. No se puede explicar de una manera absoluta, porque un sistema de domótica puede ser completamente diferente de una vivienda a otra. Esta es una de las grandes virtudes de las casas inteligentes: que se adaptan a lo que quieres, a lo que necesitas y a lo que puedes pagar. No hay un hogar domótico que se fabrica en cadena y se va instalando. Cada instalación, como decimos, puede llegar a ser un mundo.

Sistema de domótica

Pero detrás de un sistema de domótica hay otros muchos secretos interesantes. Por ejemplo, que la existencia de la tecnología inalámbrica hace prescindible tener que tirar las paredes abajo para cablear una casa de arriba abajo. Es más, gracias al poder de la tecnología sin cables puedes incorporar a tu casa elementos hasta hace poco nada propicios a los sistemas domóticos puros como, por ejemplo, los electrodomésticos. Ahora puedes conectar a tu red wifi la lavadora para poder manejarla desde donde estés. Solo necesitas un móvil, una Tablet y la aplicación de Home Connect (es una de las decenas que existen) para decirle a tus electrodomésticos conectados qué quieres y cuándo lo quieres.

Así puede funcionar tu casa domótica

Ya te lo puedes imaginar, pero te lo confirmamos: la domótica cambia por completo la concepción que tienes de una casa ahora mismo. Y es que no reciben el apelativo de casas inteligentes por nada.

Ya de entrada: los softwares inteligentes que necesitas para instalar un sistema de domótica en tu casa se pueden manejar sin problemas desde un teléfono móvil, una Tablet o un ordenador portátil. Estos serán los vehículos a través de los cuales canalizarás la integración de todos los sistemas, es decir, en una misma pantalla verás: controladores de medición de consumos, controladores de cortinas, iluminación, temperatura o incluso elementos más sociales como el ambiente musical que quieres o las horas a las que debe ponerse en marcha la televisión.

Y, por supuesto, todo lo relacionado con la gestión de las diferentes escenas que programas, que es otra de las razones de ser de la domótica. Las casas inteligentes pueden hacer muchas, pero la más útil es que actúan solas ante determinadas circunstancias que, eso sí, primero hemos tenido que dejar programadas. Casi todo lo que puedas imaginar, lo puedes hacer:

  • Se puede crear una escena de “apagado general” para que, al salir de casa, con solo pulsar un botón se levanten las cortinas, se apaguen las luces, la música, la TV y el clima se encienda una hora antes de tu regreso.
  • Puedes hacer lo mismo para tu llegada a casa: dejas fijada una hora a la que aparecerás por la puerta para que sea tu propia casa la que te reciba con la música que quieres escuchar, a la temperatura que quieras estar y con la iluminación que has dejado programada como “llegar a casa”.
  • Si lo estabas esperando, aquí está: puedes crear escenas/ protocolos/como lo quieras llamar de seguridad. En una entrevista a expertos en instalación de casa domóticas, pudimos ver la explicación de cómo crear una escena en la que se crea un perímetro virtual para una casa, con determinadas horas a las que nadie debería cruzarlo. En caso de que eso ocurra, se pueden tomar fotografías de lo que sucede y enviarlas al propietario de la casa. Previo aviso automático a la policía, claro.

Las tareas del hogar, más fáciles

Puedes subir las cortinas sin moverte del sitio, poner la calefacción si tienes frío o quitarla cuando te estés asando de calor. Y hacer todo eso con el simple gesto de sacar el teléfono móvil del bolsillo. Todo eso lo puedes centralizar en una sola aplicación, pero también puedes conseguir multitud de aparatos conectados que, aunque tienen el hándicap de que necesitan una app propia, son de bastante utilidad. Ya hemos adelantado uno de esos aparatos: los electrodomésticos. Hay muchas marcas que ya los comercializan (LG, Samsung, Bosch, Siemens, etc.) con posibilidad de conectar a la red wifi de una casa, inteligente o no. Su funcionamiento es similar a todo lo que hemos explicado (las órdenes se dan a través de un dispositivo móvil), pero todavía no se pueden integrar en los grandes sistemas domóticos.

A pesar de ello, no se pueden pasar por alto por una sencilla razón: encarnan todos los valores que debe tener un sistema domótico; comodidad para el usuario, ahorro energético y creación de escenas. Son, por lo tanto, el complemento perfecto para cualquier gran instalación domótica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies