Por qué apostar por un hogar sin cables

¿Qué buscas cuando instalas domótica en tu hogar? Si no eres un bicho raro lo que quieres es aumentar tu calidad de vida. Comodidad, eficacia y eficiencia son las ventajas principales de los hogares inteligentes. Pero si conseguimos todo esto sin la necesidad de levantar nuestra casa en armas para instalar todo mediante cableado, la cosa pinta mucho mejor para todos.

Si quieres tener una casa domótica sin tener que pagar el peaje de una obra faraónica, que sepas que es posible. La domótica inalámbrica te permite tener un hogar inteligente sin la preocupación de tener que ‘meterte en obras’, como se suele decir en España. Es más, tal y como reconcen algunos expertos, las casas inteligentes sin cables son mucho más sencillas y económicas. Antes de nada, y luego lo descubrirás más en profundidad, te lanzamos el consejo estrella de este artículo: para una domótica sin cables lo mejor es apostar por los sistemas estándar.

¿Qué es lo mejor de tener una casa domótica sin cables? Hay muchas razones para alegrarse por ello, pero una de las principales es que puedes ir disponiendo de los aparatos que necesitas en el momento que los necesitas. Es decir, adaptas constantemente la domótica a tus necesidades. “La domótica inalámbrica es de instalación sencilla y tan solo se necesitan disponer de unos pequeños conocimientos de electricidad”, reconocen desde la empresa Organ.

Máxima libertad en el hogar

¿Qué vas a necesitar para tu casa inteligente sin cableados? Nada menos que complementos habituales:

  • Una centralita que lo controle todo. Es el cerebro del hogar domótico, el necesario nexo de unión entre nuestros deseos y la automaización del hogar.
  • Los dispositivos que van a actuar a las órdenes de la centralita.

Control domotico con el movilCuando se cosntruye una casa domótica al estilo tradicional, hay que seguir unos pasos que, en el caso de los dispositivos inalambricos, se difuminan o directamente no existen. No obstante, la primera fase de ambos procesos (con cables o sin cables) siempre debería ser la misma: proceder con una fase de estudio de nuestras necesidades para trazar lo que de verdad queremos para nuestra casa. Qué tecnología queremos, para qué la queremos y nuestros deseos de ampliarla en un futuro son las preguntas que debemos hacernos.

Lo bueno de las casas sin cables es que la fase de instalación pura nos la saltamos. No hace falta tirar paredes ni poner la casa patas arriba. “Existen un gran numero de soluciones donde podemos obtener los beneficios de la domótica en nuestro hogar sin invertir una cantidad elevada de dinero”, añaden desde Antelec, que señalan que la instalación de los dispositivos que necesitas puede partir de los 60€, “hasta elementos más sofisticados que utilizan el protocolo Zigbee para conectar de manera inalámbrica varios aparatos” para proporcionar mayor comodidad en casa.

Un hogar más cómodo

Con cables o sin ellos, uno de los beneficios más reconocidos de la domótica es la comodidad que aporta a una casa. Además de la centralita, en una casa sin cables cobran especial protagonismo los dispositivos móviles. Tu teléfono móvil o tu tablet se convierten en piezas fundamentales del desarrollo de tu hogar. Desde ahí puedes controlar una gran variedad de dispositivos, incluso sin estar en casa: encender y apagar luces y calefacción, vigilar por streaming lo que ocurre en tus pasillos o recibir alertas si, por ejemplo, hay un escape de gas o una inundación.

Consejo extra: si lo que de verdad quieres es comodidad absoluta y pocos problemas en tu hogar domótico, lo mejor que puedes hacer es apostar por sistemas de domotización estandar. Z-Wave es uno de los protocolos más extendidos en el mundo y te permite vivir tranquilo. ¿Por qué?

  • Porque la tecnología cambia a velocidad de vertigo, pero apostar por un estandar de domotica te garantiza tener dispositivos compatibles durante muchos años.
  • “Z-wave permite que todos los equipos eléctricos de la vivienda puedan se comuniquen entre sí, además de disponer un control total desde nuestro teléfono móvil”, recalcan desde Domby.
  • Modular: la domótica inalambrica te permite ir añadiendo nodos poco a poco.

Cualquier instalación de Z-wave necesita de forma obligatoria un controlador central, encargado de controlar todos los nodos esclavos. (Domby)

¿Este post ya te ha convencido para tener un hogar domótico sin cables? ¿Cuál crees que es la mejor ventaja?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies