El ahorro energético el confort y la seguridad

Aplicar la tecnología de la automatización y control para nuestra comodidad

Desde junio de 2013, las viviendas que se deseen alquilar o vender deben tener un certificado de eficiencia energética. Esta medida ha provocado que nos preocupemos un poco más que antes del consumo energético de nuestra futura casa. Su eficiencia pasa a ser otra de las cuestiones a tener en cuenta junto a la orientación, la disposición o el número de habitaciones.

casa con domótica

Y la verdad es que deberíamos darle más importancia, ya que de ella dependen los gastos que vayamos a tener en el futuro. Una vivienda con orientación sur, que reciba luz solar durante el día, con un sistema de aislamiento para ventanas adecuado y con unos electrodomésticos eficientes A+++ tienen sin duda un reflejo en nuestra factura.

Hemos puesto tres ejemplos para mejorar la eficiencia de nuestro inmueble, pero hay muchos más: bombillas led, paneles reflectantes del calor en los radiadores; bajar las persianas por la noche… Con estas medidas la factura de la luz puede reducirse hasta un 30 por ciento. Y hay casos reales que lo han logrado.

La ONG Ecología y Desarrollo, con sede en Zaragoza, ha ayudado a 130 hogares en situación de pobreza energética a reducir hasta un 35 % la factura de la luz. Ha tenido tanto éxito, que este programa llamado ‘Ni un hogar sin energía’ se va a llevar a cabo este año en 7 ciudades españolas. Madrid, Barcelona, Valencia…. Son algunas de ellas.

Y esto se ha logrado con tan sólo cambios de hábito y pequeñas medidas, si necesidad de realizar grandes inversiones. Con uso de bombillas led, reducción de la potencia energética, discriminación horaria, cambio de electrodomésticos con la ayuda de un conocido fabricante…

La domótica puede suponer un ahorro en la factura de entre un 25% y un 30%

Conclusión: todo se puede, hasta lo que a priori nos parece imposible, como es reducir la factura de la luz y el gas. Y la domótica tiene también mucho que decir en esto. Estos sistemas no sólo nos ayudan a ahorrar tiempo y a controlar nuestra vivienda a distancia. También conllevan un ahorro energético en nuestra vivienda. ¿Cómo es posible?

De hecho, es el principal beneficio de la domótica, porque gracias a ella podemos controlar la iluminación o la climatización de una vivienda o de un edificio de oficinas, un colegio público, un hospital, un aeropuerto…. Piensa en la cantidad de luces que se quedan encendidas en la oficina sin necesidad. La domótica puede detectar ese olvido y apagar las luces al momento. Si esto en una vivienda ya supone un ahorro importante, imagina cómo será en un edificio de grandes dimensiones….

Los sistemas domóticos se adaptan a nuestras necesidades

La Asociación Española de Domótica e Inmótica (Cedom) insiste en el beneficio de implantar estos sistemas en una vivienda y cifra el ahorro mínimo entre un 25% y un 30%. A partir de ahí, la pregunta que surge es la siguiente: ¿compensa ese esfuerzo económico?, ¿Cuánto tiempo se tarda en recuperar la inversión?

casa domótica blog

La respuesta es que la domótica hoy en día está hecha para “todos los bolsillos”. O así, al menos, lo repiten los fabricantes. Lo cierto es que depende del nivel de domotización que busquemos en función de las posibilidades de cada uno. No obstante, con una inversión de unos 3.000 euros podemos convertir un piso normal en domótico.

En el post ‘La casa del futuro ya está aquí’, hablamos de un sistema desarrollado por una empresa ubicada en Artés (Barcelona). Es una solución de automatización basada en un miniserver, que integra todos los dispositivos y controla la iluminación, el audio, el clima… Y vimos que el precio no era elevado. Al contrario, es bastante asequible para todos, en torno a 500 euros.

Pero además del ahorro energético, la domótica nace también para hacernos las tareas diarias un poco más fáciles. Ésa fue sin duda su principal reclamo: el confort y la comodidad, además de la seguridad. Pero en los últimos años la eficiencia energética y el ahorro en el consumo han ido ganando terreno, hasta situarse entre los principales motivos para instalar sistemas domóticos.

Con ellos, no sólo podemos controlar el agua, la iluminación, las persianas, las ventanas, la climatización…. También podemos comprobar el consumo energético en un momento dado. De esta forma, el usuario puede conocer cuando aumenta o reduce su consumo y cambiar hábitos si ve que se dispara más de la cuenta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies