4 cosas que no pueden faltar en una casa domótica

Hemos elegido cuatro componentes “impresicibibles” en una casa inteligente pero, ¿estás de acuerdo con nosotros?

A la hora de convertir un simple piso (o una casa, o un edificio, o un castillo si lo prefieres), hay algunos elementos que no pueden faltar.  Básicamente porque sin ellos no estaríamos hablando de una Smart Home. Pero, ¿cuáles son los imprescindibles? Podemos señalar dos muy claros, y después contaros por qué hemos elegido los otros dos. Pero, ojo, una cada domótica se construye según las necesidades del dueño. Lo que a unos les parece intocable, otros es probable que nunca lo instalen.

Elementos imprescindibles domotica

No lo dudes, el Wifi es el primer elemento que no puede faltar en una casa domótica, sobre todo para aquellos que deciden tener una casa inteligente sin cables. La conectividad es la que manda. De hecho, el empujón definitivo que necesitaba la domótica llegó con los smartphones. Por eso, es una casa domótica no puede falta una buena conexión Wifi, con la potencia suficiente para llegar a todos los rincones y poder gestionar sin problemas de tráfico todo el flujo de información que vas a gestionar a través de ella.

La conectividad tiene tal importancia en el mundo actual, y en el entorno de la Smart Home, que incluso empieza a hacerse imprescindible tener Wifi en las zonas comunes de las comunidades de vecinos. “Ya existen comunidades de vecinos con Wi-Fi en las zonas comunes para reinventar y modernizar los servicios comunitarios”, aseguran desde Citibox en este contenido del diario El Mundo.

Las casas del futuro

La centralita es poco menos que el cerebrero sobre el que pivotará toda tu instalación domótica. Ejemplo práctico: en el sistema domótico Wattio, la centralita de control recibe el nombre de Wattio Gate, en la que una pantalla táctil te permite acceder a todos los menús de configuración. La centralita domótica, o como se llame en cada caso, se puede instalar colgada en la pared, sobre un mueble o como quiera el dueño de la casa en cuestión, pero respetando siemrpe un requisitio imprescindible para el correcto funcionamiento del hogar: estar situado en un espacio donde la señal Wifi llegue sin problemas. “Este aparato debe estar siempre conectado y en caso de interrupción del sistema cuenta con una batería que le permite seguir funcionando”, aseguran fuentes de Leroy Merlin.

Lo último en tecnología

Dejando a parte los dos elementos ya mencionados, el resto ya corre de tu cuenta. Lo que para unos usuarios puede ser innegociable, para otros será prescindible. Pero, teniendo en cuenta que el principio de la domótica es hacer de nuestra casa algo más cómodo, entendemos que estas dos cosas no deberían faltar, siempre siguiendo gustos personales:

  • Electrodomésticos: los actuales modelos conectados te permiten llevar unSmartphone para smart home modelo de vida más próximo al que siempre habías querido. Se controlan a través del smartphone para progarmalos cuando quieras y donde quieras. Ya no es solo la ventaja de poder poner la lavadora desde el parque, para encontrar la colada hecha al llegar, sino la capacidad de tomar decisiones en tiempo real. Ejemplo práctico: gracias a los frigoríficos como Home Connect, puede ver desde el propio supermercado lo que tienes en el interior. Es decir, tomas decisiones sobre la compra diaria en base a lo que estás viendo. ¿Alguna vez habías planeado la compra a distancia?
  • Sensores para climatización: otro de los pilares claves de la domótica es la eficiencia energética. Gracias a la automatización de diversos procesos rutinarios, se pueden conseguir importantes ahorros de energía y de dinero. Se puede automatizar casi lo que quieras, pero la climatazación debería de ser uno de esos elementos. Adaptar la temperatura a la exposición del sol o en función de la presencia de gente, es clave para ahorrar. Si algo no falta en el mercado de la domótica son complementos para conseguir este fin. “El control centralizado y zonificado de la climatización permite optimizar el grado de confort”, relatan desde Construmatica, que señalan tres conceptos que no tendríamos que perder de vista: nivel de temperatura de confort, nivel de temperatura de economía y nivel de temperatura antihelada.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies